Alerta del tiempo

2020 Toyota Tundra

2020 Toyota Tundra, un dinosaurio moderno.

Más sobre autos en: Automotriz.TV

Por: Roger Rivero

La vida esta colmada de paradojas. A pesar de que mi auto personal es una camioneta mediana que poseo desde el 2005, por diversas razones, nunca me han gustado las camionetas de tamaño completo o media tonelada. Por otra parte, mi madre de 91 años (que jamás obtuvo carnet de conducir) no se pierde un paseo cada vez que pruebo una de estas grandes camionetas, como la Toyota Tundra.

Mi antipatía con este tipo de camionetas se origina al no poder justificar su necesidad, pues no soy contratista, tampoco necesito remolcar un yate o casa móvil. Por otra parte, estas camionetas en su mayoría consumen mucho, con el consecuente impacto medio ambiental. Por si fuera poco, estacionarlas en espacios reducidos puede llegar a ser un acto de malabarismo.

Mi madre por su parte admira la comodidad y el tremendo espacio interior, así como la altura para contemplar otros autos en la carretera. La lista de argumentos puede aumentar si hablas con algún dueño de estas camionetas, aunque las estadísticas muestran que casi el 80% remolca quizás una vez al año, y más del 70% lleva su camioneta off-road una vez en igual periodo.

Argumentos a favor y en contra de estos “monstruos” de la carretera se pueden amontonar, pero la realidad es que Norte América los ama. El pasado año más de 2.3 millones de camionetas (solo de tamaño completo) encontraron un nuevo hogar, incluyendo 248,801 Toyota Tacoma, como la que he probado esta semana.

Desde afuera y por dentro

Sin cambios notables desde el 2007, la Toyota Tundra es el segundo vehículo más antiguo a la venta en Estados Unidos, solo superado por otra camioneta, la Nissan Frontier. Es una realidad complicada de concebir por lo competitivo de este mercado, y las innovaciones introducidas por casi todos sus competidores.

El modelo TRD Pro como el que probamos, se destaca del resto de la alineación Tundra por su gran parrilla negra con tipología Toyota bien encajada, y el respiradero plano sobre el capó. Agregaron un nuevo color este año, el Army Green o verde ejército, que le asienta bien. La apariencia general es de una camioneta robusta y potente, y a pesar de la vetustez del diseño, en mi opinión, sigue funcionando.

Donde más sufre la Tundra es en su interior. El diseño es anticuado, y lo notas en aspectos tan elementales como los espacios de almacenamiento, que son escasos y poco prácticos. Bajo el asiento trasero otros competidores han incorporado cajones para almacenamiento, que incluso pueden ser desmantelados, pero aquí ni siquiera existen.

El espacio es admirable como es de esperar, y los asientos delanteros del TRD Pro tapizados en cuero son sumamente cómodos, con respaldos y fondos anchos y de apoyo. Es fácil hallar una posición de conducción adecuada, aunque pienso que los conductores más pequeños van a encontrar los pedales algo distantes.

Nada hay de especial en este interior, pero incluso, la más lujosa y cara de las Tundras, la 1794 Edition, aún queda rezagada si se compara con productos similares de Ford y RAM.

Equipamiento y seguridad

Al menos la tecnología ha recibido algo de actualización. Para el 2020, la Tundra TRD Pro finalmente obtiene entrada sin llave y arranque con botón, lo que también brinda capacidad de arranque remoto para la camioneta. También hay una nueva pantalla de 8 pulgadas para el sistema de información y entrenamiento, que ahora también ofrecen conectividad con Android Auto y Apple CarPlay. El sistema Entune todavía es algo difícil de usar, aunque noté en mi prueba que parece responder con más rapidez, sobre todo a las entradas táctiles en la pantalla.

La adición de Android y Apple había sido largamente esperada, y al menos en el caso de Android Auto, la integración fue fácil, salvo algunas escaramuzas que tuve que hacer, para alternar entre el radio del auto y la aplicación TuneIn. Tres puertos USB están disponibles al frente, pero ninguno para los pasajeros del asiento trasero. Allí solo esta disponible una toma de 12 volts.

La suite de seguridad “Safety Sense P” de Toyota es estándar este año en todas las Tundras, lo que merece encomio para Toyota. Esta suite incluye un sistema de pre-colisión con detección de peatones, alertas de salida de carril, luces altas automáticas y control de crucero dinámico por radar.  Las características opcionales de asistencia al conductor incluyen sensores de estacionamiento delanteros y traseros, monitoreo de punto ciego y alerta de tráfico cruzado trasero.

En la carretera

Cualquier Toyota Tundra del 2020 que le interese vendrá con solo dos opciones de motor. Ambos son V8 y los diferencia la cilindrada. El más pequeño de 4.6 litros produce 310 caballos de potencia, mientras que el 5.7 litros como el de nuestra TRD Pro, alcanza los 401 caballos.

El 5.7 litros V8 es lo mejor de la Tundra 2020. Las partidas desde un semáforo pueden ser muy agiles, con una nota de escape fuerte y melodiosa que animará cada paseo. La transmisión automática de seis velocidades cambia suavemente y siempre parece estar exactamente en la marcha correcta. Subir una larga carretera empinada ha sido uno de los gozos más memorables durante mi prueba.

Dicho esto, la economía de combustible sufre, y mucho. La Tundra 2020 solo le rendirá 14 millas por galón en manejo combinado (16.8 litros cada 100km) una cifra que la coloca a lo último de la fila en materia de eficiencia.

La versión TRD Pro, viene lista para aventuras en lugares escabrosos. Los amortiguadores Fox en la parte delantera y trasera mejoran el rendimiento todoterreno, mientras que en carretera ayudan para un paseo más cómodo. La placa de deslizamiento frontal protege la parte inferior del cuerpo al pasar sobre las rocas, y con un ángulo de aproximación de 31 grados, el Tundra TRD Pro podrá atravesar la mayoría de los senderos sin dificultad.

Para escoger

Los interesados en una nueva Tundra podrán escoger entre seis diferentes terminados, desde la más barata, una Tundra SR por $ 33,425, hasta la más cara y lujosa, una 1794 Edition con precio inicial de $ 48,625. Otras opciones son la Tundra SR5, Limited, Platinum y la TRD Pro como la de nuestra prueba, que comienza en los $ 48,505 y es la más acertada para los que gusten de aventuras fuera de la carretera.

Hay dos estilos de cabina, el más pequeño Double Cab, y el más espacioso CrewMax.

La competencia no es mucha, pero si muy fuerte. Ford, RAM y Chevrolet ocupan el podio con una supremacía que no parece sufrirá cambio en las próximas décadas. Nissan también posee una camioneta de tamaño completo.

Concluyendo

Las mejoras de la Toyota Tundra como la inclusión de la suite de seguridad son bienvenidas, pero insuficientes. Hace un par de años que se especula sobre una nueva Tundra, pero no llegó en el 2020. La alta reputación de confiabilidad y lealtad a la marca, quizá sean los pocos asideros a los que sostenerse para justificar su compra.

 

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

Connect With Us Listen To Us On